Sentimientos

Las 3 creencias tóxicas del trading

Las 3 creencias tóxicas del trading

¿Tú Trading Pierde Dinero? No culpes al mercado, eres TÚ seguramente el que estas saboteando tu operativa gracias las 3 creencias tóxicas del trading que te voy a contar a continuación.

Aquello que esperamos que ocurra en nuestra vida es lo que moldea nuestra experiencia emocional. Así, si esperamos que nos sucedan cosas buenas, nuestra actitud tenderá a ser optimista. Si por el contrario esperamos resultados negativos, tenderemos a sentir cierta ansiedad.

En gran medida, nuestras emociones irán ligadas al cumplimiento de nuestras expectativas. Por lo tanto, unas expectativas muy exigentes o desalineadas pueden ocasionar emociones totalmente contrapuestas.

Este fenómeno también ocurre en el trading, donde las emociones y las expectativas son un factor a tener muy en cuenta en el trader en desarrollo. A continuación detallamos una serie de expectativas que debes evitar puesto que serán tóxicas para tu trading:

 

1.- Un buen día de trading es aquel en el que obtengo beneficio.

Con esta suposición equiparamos un buen día a ser rentables, en consecuencia nos aseguraremos una decepción cuando obtengamos días de pérdidas.  Pero… ¿Qué ocurre si tenemos una racha de dos o tres días de pérdidas? Pues que cada día que pase, nuestra mente sufrirá una decepción emocional que irá en aumento.

 

En este supuesto, podemos tener días en que operemos mal (no siguiendo nuestro plan de trading) y aun así obtengamos beneficio, o podemos seguir nuestro plan de trading a la perfección y salir con pérdidas. Basar un buen día de trading en el resultado económico de nuestra cuenta, es por consiguiente, un gran error que a lo único que nos puede llevar es a la decepción emocional.

 

Basar un buen día de #trading en el beneficio de nuestra cuenta nos va a llevar a la decepción emocional. Clic para tuitear

 

¿Qué deberíamos entender por un “buen día de trading”? Un buen día, es aquel en el que realizamos buenas prácticas de trading acorde con nuestro sistema, nuestra gestión monetaria, lectura del mercado, etc. La obtención será una consecuencia de haber realizado esas buenas prácticas.

 

2.- Trabajar más duro significa operar más.

Otra de las creencias tóxicas del trading más extendida sería: “si hago 10 operaciones y gano 100, con 100 operaciones ganaré 1000”. ¿Esto es realmente así?, ¿si opero más ganaré más, aprenderé más y más rápidamente?

Por supuesto que no. La verdadera consecuencia de esto es que sobreoperaremos a una velocidad de vértigo y el que ganará más y se hará cada vez más rico será nuestro bróker, no nosotros. Al realizar una operación ya comenzamos perdiendo porque existe una horquilla entre el precio de compra y venta.

Si a esto le añadimos los costes por operación, cada vez que damos clic al ratón nos cuesta dinero.

Por lo tanto, si buscas obtener mayores ganancias desarrollando tu experiencia, no entres con una cuenta real. ¡Ponte a simular! Y cuando hayas cogido esa experiencia que te falta, es el momento de darle al clic.

 

3.- Tener éxito supone ganarse la vida desde el primer momento con el trading.

Es otra de las expectativas que genera frustración y desánimo. Imaginemos que en su primer año entrenando, con seis o siete años, Rafa Nadal quisiera conquistar Roland Garros.

Imaginemos que en su primer año de carrera, un médico quisiera ejercer como cirujano. Entonces, ¿por qué pensamos que podemos ganarnos la vida con sólo abrir una cuenta de trading?

Ningún profesional que esté adquiriendo experiencia durante los primeros años obtiene un sueldo con su rendimiento. Creer que en los primeros meses de exposición a los mercados financieros lo vamos a obtener es totalmente irrealista.

Algunas de las expectativas más realistas serían cubrir los costes, controlar las pérdidas u obtener una pequeña rentabilidad.

No hay ningún camino para convertirnos en expertos que no requiera dedicación, esfuerzo y tiempo para volvernos competentes.

Por todo lo comentado anteriormente, un buen antídoto para esta serie de creencias tóxicas del trading sería plasmar nuestras expectativas reales, como por ejemplo:

  • ¿Qué es para mí un buen día de trading, incluso si no gano dinero?
  • ¿Qué tiempo voy a dedicar al trading y a mi desarrollo en él?
  • ¿Cuáles son mis objetivos con el trading a corto, medio y largo plazo?

 

Debemos proponernos unos objetivos realistas y alcanzables, que nos suponga un desafío, pero que al final nos lleven al éxito.

Pero siempre teniendo cuidado con crearse unas expectativas desalineadas con nuestra personalidad, porque según Leandro Taub:

 

“Tus insatisfacciones suelen nacer del apego de tus expectativas. Lo que suceda difícilmente coincide con lo que imaginaste que sucediera”.

 

 


Alguna vez te has preguntado:

  • ¿Cuáles son los pilares básicos de un trader de forex profesional?.
  • ¿Cómo hace para que su cuenta de trading crezca y crezca a lo largo del tiempo?

Tanto si estas comenzado en el mundo del trading como si llevas ya tiempo, deberías ver el siguiente artículo.

 

Psicotrading: El Gran Olvidado

Y cuando decides entrar en una operación, aparece. Cuando vas ganando un poco con dicha operación y dudas si cerrar antes de que el precio se dé la vuelta, vuelve a aparecer. Cuando vas perdiendo y no sabes si dejar correr la pérdida, diciéndote que en algún momento te recuperarás,  vuelve a aparecer. Y es que son distintos los momentos y en diferentes circunstancias, pero todas las sensaciones radican en el mismo sitio… nuestra mente.

Seguramente os sonará esto que os estoy diciendo, y a día de hoy aunque tengáis un perfecto plan de trading, una estrategia testeada lo suficiente, y sepáis que a largo plazo es ganadora y con esperanza matemática positiva, hay muchos momentos en los que el factor psicólogo os presiona a abrir o cerrar la operación, o a entrar en el mercado no siendo el momento ideal, de forma impulsiva.

Vuelve a repetirse cuando llevamos una racha de operaciones perdedoras y vemos esa posible entrada de nuevo y dudamos si hacerla.  O por el contrario, cuando llevamos una buena racha y en vez de entrar con un 2% de la cuenta, entramos con un 4 o un 5% porque tenemos tanta confianza en el sistema que creemos firmemente que ganará siempre y no nos vamos a equivocar.

Y es que, aunque no queramos prestarle atención, aunque nos repitan una y otra vez que los sentimientos no deben afectar a nuestra estrategia, el Psicotrading es fundamental y una parte muy importante de nuestra operativa, y el que diga que no, se engaña.  Sí, somos personas, y por nuestra condición humana cuando tenemos que tomar una decisión ya sea en segundos, minutos o en cualquier plazo de tiempo, nos cuesta dar el paso. Pues imaginaos si la decisión que vamos a tomar afecta a nuestro bolsillo y podemos ganar o perder dinero.

De ahí que en muchos sitios hayáis leído que en esta profesión, más del 80% de la gente que se inicia quiebra su cuenta en poco menos de un año. Aunque en este aspecto entren en juego muchos factores como el sistema que tengamos, la experiencia, el apalancamiento, etc., uno de los pilares básicos del trading y que la mayoría de la gente obvia, es el Psicotrading.

 

Pero, ¿por qué nos afecta tanto el aspecto psicológico en nuestras decisiones y sobre todo a la hora de hacer trading?

La respuesta es muy simple. La sociedad en que vivimos nos ha enseñado, desde que somos muy pequeños, que la palabra fracaso no existe, que hay que ser el primero en todo y llegar a lo más alto en la mayoría de las actividades que realicemos. Nuestra mente ha recibido un bombardeo continuo de este pensamiento. Ya desde muy pequeños tenemos que sacar las mejores notas para ser unos buenos estudiantes, tenemos que tener el mejor currículum para acceder a los mejores trabajos, y por supuesto el que fracasa es marginado.

Extrapolando esta idea al trading, se nos han enseñado desde que nacemos a no fracasar y que tenemos que ser los mejores, ¿cómo va a estar nuestra mente tranquila si en varias operaciones ya hemos perdido?  Pues bien, este pensamiento nos lleva a no ser objetivos en nuestra operativa, a dudar si entrar cuando se da la oportunidad que teníamos prevista en nuestro sistema. Lo mismo para salir de una operación ganadora; todavía no hemos llegado a nuestro objetivo pero el miedo a fracasar otra vez nos invade y salimos de esa operación. Y qué me decís de cuando movemos nuestro stop y aumentamos las pérdidas…efectivamente, el miedo a fracasar.

Por todo ello, si queremos comenzar en el trading, o mejorar nuestra operativa llegando a ser rentables a largo plazo, sólo nos queda una alternativa, conocernos. Debemos cambiar nuestra manera de pensar.

Por supuesto que habrá ocasiones que fracasemos, por supuesto que habrá rachas perdedoras y, por supuesto, el miedo y el aspecto psicológico nos afectarán.  Pero debemos cambiar el chip, hay que desaprender para comenzar de cero, conocernos a nosotros mismos y entrenar el aspecto psicológico porque es la única manera de llegar a la consistencia.

En estos artículos descubriremos los distintos estados por los que un trader pasa y a los que se debe enfrentar. Desde mi experiencia os mostraré cómo he ido afrontando los diferentes obstáculos que se me han ido presentando en este difícil camino hacia la tan ansiada consistencia. Ello no significa que sean los mejores caminos, pero a mí me ha funcionado y, ¿por qué no?, pueden darte otra visión si tú te encuentras con ellos.

 

No será fácil, pero como bien dijo Roosevelt, “en la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies